BIOGRAFÍA DE PEPA LUNA

Pepi Díaz Morales viene al mundo el 31 de mayo de 1970 en Estepona, un bello rincón del sur de España bañado por las aguas del Mediterráneo y muy cercano a ese enclave estratégico que es el estrecho de Gibraltar, en el cual los clásicos fueron a situar los antiguos límites del mundo conocido y donde el Mare Nostrum se une con el gran Atlántico en un intenso vaivén de corrientes marinas.

Es domingo y el padre, que se halla ese día en el campo trabajando la tierra, parece presentir su nacimiento al caerse de un albaricoque mientras en el pueblo la comadrona —curiosamente de apellido Luna— ayuda a su madre en el parto.
Ya desde pequeña, Pepi se muestra como una niña con inquietudes. Le encanta ver junto a su padre películas folclóricas y de cine clásico, o asistir, de su mano, a festivales flamencos donde actúan artistas andaluces de la talla de Camarón de la Isla, de ahí que rápidamente prenda en ella la llama musical e interpretativa. “Los oía cantar y era como si se parase el mundo”. Al acabar la primaria, tiene que dejar los estudios para ayudar en casa y, con apenas trece años, comienza a cuidar niños. A los quince ya cose para la calle, pero el rescoldo del arte continúa calentando su indómito espíritu.

Pasan los años y Pepi seguirá soñando con los escenarios mientras baila sevillanas en una caseta de la feria junto a sus amigos o cuando lee, a la luz de la luna, alguna pieza teatral del insigne Federico García Lorca; aunque, en el fondo de ese joven corazón, ella sabe que para alcanzar su objetivo, tarde o temprano, tendrá que soltar amarras. Con dieciocho primaveras está a punto de marcharse a Inglaterra para trabajar de au pair, pero la cuerda que la ata a sus raíces es todavía demasiado gruesa; y por fin, mucho tiempo después, cuando el siglo XX está exhalando ya su último suspiro, se atreve a dejar atrás su querido pueblo para marcharse a la capital. “Madrid me recibió un lluvioso día de otoño de 1999. Por aquel entonces tenía veintinueve años y, a mis espaldas, cargaba ya una pesada mochila de experiencias vitales”.

Allí, mientras se gana el pan trabajando en una gestoría, retoma con ahínco sus estudios hasta que logra aprobar el acceso a la universidad matriculándose en Administración y Dirección de Empresas. Pero, al segundo año de carrera, Pepi se siente vacía y decide replantearse nuevamente su futuro, por lo que su vida vuelve a dar un giro radical guiada ahora por la llama de su verdadera vocación. Como ella misma dice: “Llena de incertidumbres, dudas y miedos, viré el rumbo de mis pasos e inicié otro cambio, pero esta vez de dentro hacia fuera”.
Tras esta catarsis abandona la Universidad y empieza a formarse como actriz y cantante en centros del prestigio de Arte 4, Central de cine, o la Escuela de canto de María Beltrán. Así, poco a poco, comienzan a surgir las oportunidades y llegan sus primeros papeles en el teatro, a los que les sigue en 2005 una oferta para trabajar en el cine (Camarón, de Jaime Chávarri) y en algunas series de televisión. Tras esta sacudida de emociones y cambios, ha nacido por fin la nueva Pepa Luna. “La luna es el punto de luz que ilumina la noche. Lo elegí cuando empecé a decir que era artista y me presentaba con ese nombre. Tuve que masticarlo y hacerlo carne”.
Sin embargo, cuando todo parecía encauzado, llega una dolorosa ruptura sentimental y la vida la golpea con fuerza. Son tiempos difíciles en los que la artista necesita encontrar respuestas y para ello piensa seriamente en cambiar de aires.

Finalmente baraja la opción de marcharse a la Argentina. Al fin y al cabo, La luna también es de plata, como la tierra que parece llamarla desde el otro lado del Atlántico. Pero, antes de cambiar la Gran Vía por la calle Corrientes, quiere oír la sabia opinión de su hermano mayor. “Él es para mí como esa red invisible que tienen los trapecistas bajo la carpa del circo. Sé que, si las cosas me salieran mal, siempre va a estar ahí para protegerme”.
“La primera vez que, de verdad, me temblaron las piernas tras tomar la decisión fue cuando iba a embarcar en el avión a Buenos Aires. ¿Loca? Por supuesto, pero eso ya lo sabemos. Esa fue la contestación de mi querido hermano Lolo”.
De ese modo, un 26 de febrero de 2011 Pepa aterriza en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza dejando atrás el crudo invierno madrileño para encontrarse con la efervescente Buenos Aires que, en pleno verano austral, la recibe a más de cuarenta grados. “Llegué con ilusión, pero también con un vacío profundo en mi corazón”. En aquel momento tenía cuarenta y un años.

Ya en la ciudad, se instala en un pequeño apartamento en la avenida Callao y, al principio, lo pasa mal. Es una ciudad enorme, desbordada de todo, incluido el arte y la música. A veces, se pierde en los lugares más insospechados, se hace un lío con el cambio de moneda, o bien mete la pata con esas expresiones cuyos significados son tan diferentes a uno y otro lado del charco. En definitiva, se ve inmersa en una auténtica aventura en la que la nostalgia y el desarraigo revolotean de vez en cuando a su alrededor cual aves de mal agüero.
Pero su determinación es clara y, a pesar de las trabas, Pepa logra sobreponerse a todo y echando mano de los contactos que llevaba en su maleta, comienza a conocer a mucha gente del gremio y a participar en varios proyectos teatrales y televisivos entre 2011 y 2014. “Recuerdo perfectamente el primer casting que hice en Buenos Aires, porque coincidió con mi cumpleaños. Allí conseguí el personaje de Julia en Arizona, un desafiante unipersonal de mi querido Claudio Lentz, que supuso un punto de inflexión tanto en mi carrera profesional como en mi propia vida”.
Para continuar con su formación actoral, se inscribe luego en el Centro Latinoamericano de Creación e Investigación Teatral y en el Sportivo Teatral; al tiempo que contacta también con una profesora de canto. “Quería conocer en profundidad la música de la tierra donde había plantado mis pinreles”. De esa manera entrará de lleno en el mundillo del folclore argentino llegando a completar la carrera de tres años en el Centro Educativo del Tango de Buenos Aires (CETBA).
“Fue el tango el que, de verdad, me robó el corazón de la mano de mi querida Susan Ferrer. Gracias a ella, pregunté, investigué y navegué por sus raíces y sus letras. Aprendí que el tango no se canta, el tango se dice; pero no desde cualquier lugar, solo puede hacerse desde el alma.”

A raíz de ahí y con su inagotable inquietud artística por bandera, Pepa va a dar un nuevo salto exponencial en su dilatada carrera atreviéndose ahora a componer sus propias canciones hasta culminar con la publicación de un primer CD al que titula De Madrid a Buenos Aires y que fue presentado a finales del 2014 en la sala Molière y en el emblemático teatro Asturias. Sin lugar a dudas, la simbiosis con la cultura argentina es ya una realidad. El embrujo porteño la ha cautivado de tal modo que incluso inicia los trámites para solicitar la ciudadanía; sin embargo, la española no olvida sus raíces en ningún momento. Aquellas viejas películas de copla que veía junto a su padre o esa música flamenca que de niña solía escuchar, siguen ahí ocultas en un rincón de su alma, dispuestas a salir a la luz. Ha llegado la hora de unir ambas vivencias. Así, en 2015 se hará realidad un maravilloso proyecto musical al que la artista bautiza con el nombre de Buenos Aires ibérico y con el que logra conquistar los escenarios bonaerenses. “Conseguí un mecenazgo y mi proyecto fue declarado de interés cultural”. La vida sigue su curso y el bagaje artístico acumulado la lleva también a descubrir una nueva faceta como docente en talleres de canto e interpretación, alternándolos con otros proyectos teatrales y de comedia musical por los que logra ser nominada en 2017 para el Premio Hugo a la mejor intérprete femenina en Music Hall y Varieté Musical con la obra Hermosos inconvenientes. “Cuando me enteré de la noticia, no podía creerlo. Con esa nominación, yo ya me sentía ganadora del premio”.
En los años siguientes intervendrá en otros espectáculos en clave flamenca como Yerma, o la cuadratura del círculo, y Bodas de sangre de Federico García Lorca (2017); y en varios conciertos íntimos sobre poesía española: Por tu amor me duele el aire o El corazón y el sombrero (2018). Y en septiembre de ese mismo año coprotagoniza De Amores y Cantares, de Norberto Vázquez Freijo, una evocación del arte español que fue nominada al año siguiente al mejor musical Varieté.

Actualmente, Pepa continúa inmersa en ese proceso creativo que tanto la llena. “Aunque también tiene su lado oscuro, como la propia luna, porque nosotros siempre vivimos en la incertidumbre. Eso hace que una no descanse nunca. Siento que no me he tomado vacaciones desde que elegí ser artista. Es un trabajo constante, pero estoy donde tengo que estar y haciendo lo que más amo. Cada navidad aprovecho para evaluar cómo fue el año, qué proyectos tengo a la vista y cuánto he crecido como persona y profesionalmente. Y es ahí cuando, hoy por hoy, sigo eligiendo continuar camino en Buenos Aires. Respecto al futuro, Dios dirá. Sueño con nuevos retos aquí y, por qué no, también en España. No sé si surgirá la oportunidad, pero para mí sería todo un honor actuar alguna vez en el teatro de mi añorada Estepona”.

En Estepona, a veintiséis de octubre de dos mil veinte

Biografía escrita por Manuel Guerrero Gómez
(amigo de Pepa Luna y de su familia)

Hace un tiempo, un día “normal”, como cualquier otro día de mi vida, me pregunté seria e internamente: ¿Cómo me veo dentro de cinco años? La respuesta fue, prácticamente, instantánea y determinante: “Así no”
Llena de incertidumbres, dudas y miedos, viré el rumbo de mis pasos e inicié un cambio de dentro hacia fuera… desde ese lugar donde considero, realmente, único para lograr que tus sueños se puedan hacer realidad, así que, cuando logré conectarme con ese lugar, me encontré, nuevamente, con la Artista… y de la mano, llegó Argentina…
La primera vez que, de verdad, me temblaron las piernas tras tomar la decisión, fue cuando estaba por embarcar… “de Madrid a Buenos Aires”… Loca? Por supuesto, pero eso ya lo sabemos… esa fue la contestación de mi querido hermano…
Ezeiza me recibió con casi con 40º más de los que dejé en Madrid… y, en cuanto comencé a transitar por su calles, escuchar su idiosincrasia, saborear sus exquisiteces… supe que este era, realmente, mi lugar. Amor primera vista… y fue el Tango, el que, de verdad, me robó el corazón, de la mano de, la que hoy puedo honrar y llamar, amiga, Susan Ferrer. Pregunté, investigué, navegué por sus raíces, su poesía, sus letras... Aprendí que el tango no se canta, el tango se dice, no desde cualquier lugar, sólo se dice desde el alma… tienes que arrancarlo desde ahí, sino, esos fraseos sublimes junto al bandoneón, piano, bajo…serían “otra cosa”… Y, poco después, llegaron estas palabras para hacer que mi camino tuviera un antes y un después: “Tú puedes y tienes que cantar tus propias canciones, tienes que escribirlas, tienes mucho por y para decir, tú tienes el fuego del artista dentro y tienes que sacarlo a través de tus canciones”
Y un día despiertas y descubres que no has olvidado tus raíces, y que aquellas viejas películas de cine clásico que vi junto a mi padre, que aquella música maravillosa que de niña solía escuchar y cantar, están impregnadas en mi, como esas valiosas personas que han formado y forman parte de mi vida, como esos lugares y culturas que he conocido… No es solo arte, es cultura; son los nervios previos al estreno de alguna nueva obra, es el lanzamiento de mi propio disco… Es la vida que me ha unido para siempre: “De Madrid a Buenos Aires”

Reel 2011

Reel 2010

Reel 2006